Senderismo desde el Puerto de la Ragua hasta La Calahorra y sorprendidos por la nieve

ImagenEl Puerto de la Ragua fue el punto de partida de la ruta de senderismo de el pasado domingo, incluida dentro del calendario que viene desarrollando esta temporada y que concluía en La Calahorra, según informó el coordinador, Enrique Garín. 

“La inestabilidad atmosférica restó participantes pero el grupo, de unas quince personas, una vez estudiado detenidamente las posibles opciones y la seguridad de la ruta, decidió realizar la excursión y no nos arrepentimos en absoluto” comentaba Garín.

Bien pertrechados de equipación para el frío, iniciaron la ruta sobre las 9’15 horas de la mañana. “Parecía que andábamos por un país encantado, con una magia indescriptible, que hizo las delicias de la gente”, explicó el coordinador, junto con Chico Novo.

La ruta se desarrolló con algún copo de nieve, pero no excesivo frío. El paisaje era mágico, con los pinares blancos por la nieve y el contraste fuerte con los arboles de hoja caduca y sus rojizas tonalidades. Pronto descendimos y decidimos parar a comer algo en un refugio de pastores. Aquí el tiempo mejoró y hasta tuvimos un poco de sol.
Posteriormente, el grupo atravesó unos parajes idílicos, tal como se puede observar en las fotos. “Los bosques de castaños, servales y sauces daban una variedad de colorido desde el amarillo al rojo casi irreal. El suelo estaba profusamente almohadillado de hojas y pudimos recoger muchas castañas de gran tamaño” indicaron.

Después de pasar por Venta Natalio y la Ermita de la Virgen de la Cabeza, entramos en Ferreira, nombre proveniente del latín que explica el hierro que existe en sus montañas.

“Aquí empezó a complicarse el tiempo, y una intensa pero agradable nevada, nos acompañó hasta La Calahorra. Aquí nos tomamos un café y regresamos sin más novedad que la de haber realizado una jornada fantástica, que algunos se perdieron por las previsiones meteorológicas”, sentenció Enrique Garín

Anuncios